AWHC Blog: Información&Inspiración

Así que allí estaba yo, con mi rosario y mi gran letrero…

julio 25, 2018

Puedo que sea ex-comunicada más temprano que tarde. Mi primera acción, como la mayoría de ustedes saben, con mi grupo de Acción de Fe para las Mujeres Necesitadas / Faith Action for Women in Need(FAWN) fue realizar una vigilia de oración y meditación en apoyo de las pacientes, el personal y Elección una clínica de salud femenina que realiza abortos al mismo tiempo que una iglesia católica estaba llevando a cabo una vigilia de oración anti-aborto. Como esperaba, era la única persona de mi lado en la entrada de la clínica. Se lleva mucho tiempo prepararse para acciones de protesta no violentas y amorosas.

Así que allí estaba yo, con mi rosario y mi gran letrero que decía “Católicos para la Elección” y mis carteles más pequeños para FAWN que decían cosas como “Te apoyamos”. Los católicos estaban visiblemente conmocionados como que nunca antes habían visto a alguien hacer algo así. Entonces todos oramos.

Ocasionalmente, uno se acercaba y me decía algo. Mi plan de respuesta para todo aquello tipo de intrusion fue: “Estoy rezando en este momento, pero si me da su número de teléfono, con gusto le llamaré y podremos hablar”. Un par de personas lo hicieron, pero la mayoría no les gustó que no respondiera sus preguntas ni me involucrase con ellos. Si me preguntaron mi nombre, solo les di mi primer nombre, y si me preguntaron cuál era mi parroquia, les dije sin aclarar aunque me apoyaban o no (no tenían ni idea).

Un par de veces tuve un resbalón. Una mujer mayor, que estoy segura era una monja, vino y me preguntó si había tenido un aborto. Amo a las monjas, así que respondí que sí, dos. Ella dijo: “Es por eso que estás haciendo esto, debido a tu dolor”. Respondí: “No hay dolor, solo paz y amor por estas mujeres”.

Finalmente, el sacerdote se acercó con su alta-voz y me preguntó de qué parroquia era. Supe entonces que comenzaría a girar las ruedas de mi ex-comunicación. Con el obispo que tenemos, nada menos le gustaría, y respondí sin aclarar. Me di cuenta, y por varios minutos sentí miedo y una verdadera agonía por perder a mi querida iglesia y mis amigos allí. Pero me concentré en las mujeres y el personal, porque eran mi propósito. Tuve que volver a enfocarme repetidas veces durante mi tiempo allí, porque iba a la deriva o mi ego tomaría el control y comenzaría a felicitarme. Pero la mayor parte del tiempo estaba muy concentrada en mi amor que llegara a la clínica y a sus pacientes.

El sacerdote les pidió a todos que rezaran la última década del rosario por mí, ya que estaba en un estado de pecado mortal. Dijo que no había católicos a favor de la elección y que yo estaba en contra del Magisterio, así que no era realmente católica. Seguí orando. Durante las tres horas que estuve allí, rezando sola al sol sin sombra, recé dos rosarios, un rosario de divina misericordia, y dediqué mucho tiempo al canto hindú “Om Namah Shivaya”.

Entonces la Iglesia terminó y se fue, excepto por tres personas. Estos eran los que tenían rabia y odio en sus corazones, y le dije a uno de ellos que se turnaron para acosarme verbalmente. Eran dos hombres y una mujer caucásico. Solo uno fue desagradable conmigo, un tipo de aspecto sureño que dijo cosas como, “Espero que te quemes en el infierno”, y “¿En qué lado del camino crees que está parado Jesús?” y “Eres lo más espeluznante de lo que he visto hoy”. Comence de rezar con mas fuerzas! Él era el único que nunca se ablandó. Tuve buenos momentos con cada uno de los otros dos. La mujer admitió que “parecía una buena persona”, y el otro hombre y yo fuimos juntos a mi automóvil y él me contó cómo se involucro en el ministerio.

Es solo una prueba de que el amor funciona mejor que cualquier otra cosa. Me fui sintiendo una gran sensación de paz y alegría, agradecida de haber tomado mi yugo y con la esperanza de que por primera vez en años pueda seguir viviendo para poder cumplir mi ministerio. Es una buena misión, y los invito a que me acompañen en ella. Las mujeres han sufrido lo suficiente mientras permanecemos en silencio.

——–

Soy Capaz es una serie que presenta los testimonios sobre el aborto y justicia reproductiva de nuestras pacientes y personal. Todos experimentamos emociones diferentes y tenemos experiencias variadas cuando se trata de apoyar a la salud sexual y reproductiva. Si podemos hablar de estas experiencias, entonces empezamos a ver que no estamos [email protected] en esta lucha por la justicia y la igualdad. Siéntete libre de enviar tu historia, ¡tus palabras! Puede hablar con nuestro personal en la oficina durante su visita o contactarnos en línea para que se escuche su voz.

* La información de contacto permanece privada a menos que la persona conceda explícitamente permiso para hacer público su nombre.